jueves, 5 de febrero de 2009

Por eso no quise hablarte más.

No hablé porque no quise
por la mordaza invisible de tus palabras,
porque el silencio me protege
de tus cuchillos y tus balas.

No hablé por mil razones
que son y no son, más que una:
tuve miedo
miedo de sal en carne viva.

Miedo a la imagen dantesca
de dos miradas cruzándose
en cada pasillo, en cada puerta
en mis noches en vela.

Miedo a la imagen dantesca
de dos miradas cruzándose,
y yo de visitante, no viviendo
contigo

Amores de verano, dices
más bien un infierno frio,
helando mi casa
pidiendo un inútil auxilio.

A cada paso que daba
un encuentro
En cada esquina, la angustia
del no-bienvenido
La zozobra, tras de mi
la del perseguido

Una telaraña contrayéndose
Dos arañas con dieciséis patas venenosas
Tres jugando a no conocerse.

Por eso no quise hablarte más todo este tiempo.

4 comentarios:

Diana dijo...

Lo veo y no lo creo, tremendo con su propio blog y yo ni cuenta me daba... anywayssss pasaba a saludar, recordando ke leer me tranquiliza los sentidos en momentos de "alteracion".. un Saludo Mr Almonacid... es un gusto leerlo.

Diana.
http://blogs.ya.com/recordadovivido/

Anónimo dijo...

Excelente, simplemente me dejo sin palabras. Erika Torres

Lord Raven dijo...

Bastante intrigante el escrito, como muchas de las cosas que veo es triste, de desencuentro y de soledad. ¿Será que todos los que escribimos por hacerlo estamos condenados a ello?

Me gusta la forma y me gusta el vocabulario, también me he divertido un rato formando imágenes mentales de lo que leí. Me ha gustado todo y mucho

¡Muchas gracias por leerme y permitirme leerlo!

Silvia Lu dijo...

Me encantó...
Hay mucho sentimiento en cada palabra que plasmas.